Por el puro gusto de juntarse y celebrar que a pesar de ser de las bandas regias más veteranas de ska en México siguen vigentes, El Gran Silencio e Inspector se dieron a la tarea de hacer uno de los shows más nostálgicos y completos del mes.

El concierto comenzó a las cinco de la tarde con The Orbit Band, banda que encendió al público con su fuerza y potencia; aunque su carrera va comenzando, estos chicos llamaron la atención en sus quince minutitos frente al Metropólitan, seduciendo a los asistentes a gritar, aplaudir y corear algunos de sus temas.

Los siguientes invitados fueron unos costarricenses llamados Percance, quienes empezaron a armar todo un carnaval en el escenario, los integrantes bailaban, tocaban, cantaban, reían y toda esa energía la derramaban sobre los espectadores, mismos que se dejaban llevar por la alegría de la banda.

Era el turno de El Gran Silencio y la gente ya comenzaba a sentir la adrenalina, sus fans irradiaban emociones ante su llegada en lo que los regios se decidían a salir. Dentro de su setlist aparecieron canciones como: Super Riddim Internacional, Círculo de Amor, Tonta Canción de Amor, Dormir Soñando, Chúntaro Style, Déjenme Si Estoy Llorando, Lo Que El Viento a Juárez y muchos más. Con una ambientación de los 90’s y combinando el ska con la cumbia, toda su presentación fue una fiesta hasta el punto levantar al Metropólitan, pues todos abandonaron sus butacas para juntarse con la banda y armar un poco de slam. Los regios también aseguraron un regreso al tianguis cultural “El Chopo” para recordar viejos tiempos y presentarse una vez más ante los fans que los han seguido desde hace más de 22 años.

Después de la fiesta, el baile, la nostalgia, los recuerdos, el carnaval y todo lo que El Gran Silencio representa, era el turno de Inspector, pasando de un loco festín a una velada romántica en segundos.

Llegaba la hora esperada, con un Teatro Metropolitan  a casi su máxima capacidad, hizo su aparición la banda que le hace tributo al amor a ritmo de SKA, Inspector llenó de euforia a todos los fanáticos capitalinos, con ¿Y qué?, El Dejado y Me estoy enamorando, daba inicio el show de la banda regiomontana.

Ante la emoción de la gente, recordaron sus primeras tocadas en el DF, en lugares como el Foro Alicia y El Chopo, en dónde tuvieron que grabar un cassete en vivo para poder venderlo y poder cubrir los gastos de regreso a Monterrey.

Siguió el turno de Las Tijeras y No piensa en ti, canción que Big javi, vocalista de Inspector describió como “una canción que es para cantar y bailar, pero irónicamente es para llorar” y continuaron con Te he prometido de su disco SKA a la carta.

Ni una sola persona estaba de pie dentro del Teatro Metropolitan, el cariño que la gente le demostró a Inspector fue desbordante, Brindo por Ti, fue la dedicatoria a toda la gente que estaba presente en esta gran celebración, ya que dijeron sentirse muy orgullosos de tocar junto a el Gran Silencio y de poder compartir un poco de la música que se ha hecho en Monterrey.

Llegaba el momento más romántico de la noche, con notas de piano, comenzaba una de sus canciones más queridas, Como un Sol, y a una sola voz, todo el Teatro acompañaba a Inspector; siguió el turno de recordar canciones de su disco que los llevó a la fama, Alma en Fuego, los primeros acordes de Amargo Adiós sonaron y la gente no pudo contener su emoción, los gritos y coros sonorizaron todo el recinto.

Tras un falso encore, Inspector regresó con Amnesia y Osito Dormilón, ésta última haciendose acompañar de  Tony Hernandez, de el Gran Silencio, así es como estaba a punto de llegar a su fin éste gran concierto, no sin antes dar paso a  “un himno dedicado a todos ustedesEs por ti, y así es como Inspector se despidió del escenario, dando un gran concierto lleno de romanticismo y ritmo.

Colaboracion Yu Nava y Luis Aviles

Fotografia Chucho Contreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *